Comida para llevar

Haznos tu pedido telefónicamente en el 915476930

En unos días tendras disponible nuestro nuevo sistema de pedidos en la web.

150 años contado historias…

Ya sabéis que nosotros somos muy de contar Historias, por suerte o por desgracia en nuestros 150 años hemos vivido muchas situaciones… muchas situaciones que nos deberían servir de recuerdo de que de todas las situaciones se sale.

En estos días hemos recibido miles de anulaciones, llamadas de clientes que nos han preguntado si íbamos a cerrar… os voy a contar una de estas historias….

La Bola ha permanecido abierta en estos 150 años siempre, incluso durante uno de los peores episodios por los que hemos pasado, la Guerra Civil Española.

Mi abuela Teresa, haciendo gala de su generosidad y bondad, decidió que iba a mantener el negocio abierto pasara lo que pasara.

Aunque nadie viniera pagando a comer, porque la hambruna y la miseria que había en el centro de Madrid, los bombardeos, la falta de recursos… hacían del todo imposible que la gente acudiera a un restaurante a comer, ella decidió que tener las puertas abiertas a los vecinos, amigos o a un desconocido que necesitara cobijo era lo más acertado…

Y así pasaron tres largos años, donde se comían hasta las mondas de las patatas, se hacía “sopa de nada”, pero allí siempre había un plato caliente de algo para que comiera quien viniera…

Una vez más haciendo gala del ingenio de las mujeres de esta familia, hubo que buscar una nueva fuente de ingresos. Cerca de La Bola había varias cárceles, donde los presos que se lo podían permitir, tenían la opción de que les llevaran la comida y pagaban a quien se lo hacía. Así que comenzó a alimentar a los presos de la zona… esta opción le permitía obtener ingresos.

Hoy que la gente tiene miedo a salir a la calle y que el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España, la Conserjería de Sanidad de la Comunidad de Madrid y el Área de Salud del Ayuntamiento de Madrid, aconsejan no acudir a espacios donde haya mucha gente, la moda de la comida a domicilio se convierte de nuevo en una opción que deberemos explorar.

¿Quieres un cocido o unos callos en la puerta de tu casa? Sólo tienes que pedírnoslos y te los llevamos.

Aun así las medidas higiénico sanitarias de los establecimientos hosteleros de Madrid garantizan un servicio seguro, nos sumamos al esfuerzo a la contención de este virus de difícil nombre, de las autoridades y del resto de personas preocupadas por nuestra ciudad recobre su alegría… y pediré las mujeres de esta familia que han luchado tanto porque su negocio haya perdurados 150 años, que esto se solucione lo antes posible, por el bien de todos…